Me voy de tu lado… por mas que no quiera, tengo que hacerlo porque me estas lastimando mucho.

Sólo esa palabra me hace querer llorar. Al escribir esto, las lágrimas están cayendo por mi cara. No son lágrimas felices o tristes. Son lágrimas de cada emoción que he sentido o hecho en esta ciudad. Son lágrimas de mirar atrás y desear haber podido quedarme. Ojalá no tuviera que irme. Ojalá tuviera otras opciones

Son lágrimas de nostalgia, lágrimas por todas las personas hermosas que he conocido, todas las conexiones que hice, todos los recuerdos que tengo para guardar y todos los adioses que voy a decir. Son lágrimas simplemente que anhelan más tiempo, anhelando sólo un día más aquí.

Sé que pronto debo dejarlo. Lo he puesto en mi mente, pero en 2 meses, esta ciudad ya no será mi hogar. Sé que dejar es lo que debo hacer, pero eso no hace que la tristeza desaparezca.

Parte de mí quiere creer que estoy listo para irme. Que quizás es lo que necesito. Necesito volver a mis raíces, reenfocarme y reinspirar. Parte de mí siente que dejar me hará bien. Me traerá oportunidades que no puedo encontrar aquí.

Ha pasado un tiempo desde que tuve que salir de alguna parte. Este lugar ha sido mi consuelo. Todavía no he tenido que decir adiós. Nunca fui yo quien se fue. No he dominado el arte de los adiós.

Estar aquí solo duele más. Todo lo que puedo pensar es la línea de tiempo que tengo, todas las cosas que tendré que dejar ir. Camino en mi puerta pensando, pronto no entraré más en esa puerta. Conduzco al centro y pienso, pronto no estaré tan cerca de este lugar. No voy a tener que hacer esto. Todo me recuerda lo que estoy perdiendo, que me voy, lo que no llego a llevar conmigo. No puedo dejar de pensar cuán pronto estaré aquí por última vez.

Estaré empacando mi habitación y mi vida en cajas. Todo va a cambiar. Tengo miedo de que cuando me vaya todo cambie.

Salir no siempre tiene que ser triste, pero ahora mismo, para mí, lo es. Ojalá pudiera quedarme. Pero he pasado el año pasado tratando de llegar a fin de mes, tratando de hacer que las cosas duren un poco más.

Me harté de intentar. Estoy agotado y cansado de todo.

He tenido mucho tiempo para sentirme triste por irme. Finalmente estoy tratando de aceptarlo por lo que es. No lo pienso mucho, porque cuando lo hago consigo este nudo gigante en mi estómago. Mis ojos se rompen. No lo menciono porque duele demasiado.

Tengo miedo de dejar a la gente atrás. Tengo miedo de que nunca sea lo mismo. Que cuando me vaya, los pierda también. Me voy porque ya no tengo la opción de quedarme.

Dejar algo o alguien es algo por lo que todos pasamos, en algún momento todos tenemos que tomar la decisión de hacerlo, a veces es más difícil que otros. Pero así es la vida, a veces no tenemos opción, aunque siempre tenemos el deseo que sea lo mejor para nosotros.

Deja tu comentario abajo.

Compártelo con tu Familia y Amigos!

Escribe tu Comentario

Deja tu comentario